De la tienda tradicional a la virtual

Negocios

Álvaro Montero, director comercial de Ran Networks, señala las claves de un nuevo modelo de negocio alternativo para los comercios: el mundo online.

Vivimos tiempos de incertidumbre, la actual situación económica continuamente acapara las portadas de periódicos y telediarios. En este estado apocalíptico en el que vemos cómo la tienda de toda la vida de discos es ya parte del pasado o que el negocio de ropa da paso a un cártel de “se traspasa” de pronto surge, cual Ave Fénix, un nuevo modelo de negocio alternativo para los comercios: el mundo online.

Muchas pequeñas y medianas empresas nacionales, han comenzado a gestionar tiendas virtuales con algo tan sencillo como contratar un servicio de hosting, que fácilmente puede ser ampliado en función del crecimiento de visitas y compras. Durante el pasado año y, en especial, durante las pasadas Navidades, muchos de estos negocios aumentaron exponencialmente sus ventas y tráfico de usuarios, lo cual desembocó en un aumento en la demanda de otro tipo de servicios como el de hospedaje, que ha incrementado su negocio en un 80% durante 2009.

La realidad es que mientras se cierran negocios tradicionales, la gente sigue comprando. Según datos publicados recientemente por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), el comercio electrónico creció en España un 13,2% en el tercer trimestre de 2009, con respecto al mismo período del año anterior.

Un aumento que responde a las diferentes ventajas de este tipo de negocio ya que se eliminan los costes de ubicación, así como de personal y mantenimiento, lo que también repercute en el beneficio final en cuanto al coste del producto. Además, hay que valorar las ventajas que afectan al usuario por la comodidad que le supone comprar, mientras compara precios con la competencia desde un mismo ordenador.

 

A nivel de empresa, los beneficios también son relevantes. Primero porque son muchos los (empresarios) innovadores de diferentes sectores los que están intentando explotar las diversas posibilidades del comercio electrónico antes de que otros jugadores que están fuera lo aprovechen. En términos de negocio, el comercio electrónico se ha convertido en un canal equiparable al resto de la comercialización y venta.

Un ejemplo de esto es la apuesta de Amazon en la venta de libros, que ha sido capaz de innovar lanzando un canal para la distribución de sus contenidos, a nivel mundial, a través del producto Kindle. Además, la capacidad de escalabilidad que tiene el comercio electrónico es otro de los puntos fuertes que hay que añadir a las ventajas de las compras online pues ofrece respuestas rápidas a necesidades básicas. Esto es así por la fuerte demanda en las aplicaciones web de comercio electrónico ya que estos negocios están expuestos a un importante e inesperado crecimiento de usuarios, la demanda crece, el tráfico aumenta y se hace imprescindible incrementar la capacidad de los sites.

También, hay que tener en cuenta otros beneficios que el comercio electrónico supone para las empresas, entre ellos: que las inversiones en este tipo de negocio son más pequeñas, que se llega de manera más efectiva a las audiencias porque Internet es un medio que permite cada vez más la segmentación y crecen continuamente, lo cual multiplica las posibilidades de compra.

El pronóstico para 2010 se prevé favorable ya que por un lado más tiendas electrónicas saldrán a la calle, la audiencia aumentará y se hará más madura en lo referente al mundo online. Sin duda es el momento del comercio electrónico ya que muchas empresas se han dado cuenta de que no pueden estar fuera de la oferta si quieren ser competitivos.