Steve Ballmer tampoco piensa que Windows 7 sea la panacea

Negocios

El CEO de Microsoft confía en Windows 7, pero no cree que su lanzamiento suponga un efecto enorme de crecimiento en el mercado de ventas de ordenadores.

Ya lo decía hace menos de un mes la consultora Gartner y ahora hasta el CEO de Microsoft lo reafirma: Windows 7 no será la panacea para un mercado de venta de ordenadores que no termina de recuperarse.

A ojos de los fabricantes y revendedores de PC, la salida del nuevo sistema operativo de Microsoft podría verse como el “empujón” que necesita el sector, que todavía no ha salido del bache propiciado por la crisis financiera mundial. Pero, a poco más de una semana para el lanzamiento mundial de Windows 7, la perspectiva no es tan halagüeña como podría parecer.

En una reciente comparecencia en Munich, el CEO de Microsoft, Steve Ballmer, ha dicho que tras el lanzamiento de Windows 7 “habrá un incremento en la venta de ordenadores, pero éste no será enorme“. Así, según el mandatario de la empresa de Redmond, el crecimiento de las ventas será lento y tendrá que llegar bien entrado el 2010 para que podamos llegar a cifras pre-crisis.