ADDETI denuncia que se ha excluido al canal del proyecto Escuela 2.0

Negocios

La asociación afirma que es una medida que hubiera equilibrado los balances de la red de venta indirecta en España, pero se queja de que el Gobierno “les ha dejado fuera”.

El canal de distribución, en un año tan complicado económicamente como el que vivimos, vio con muy buenos ojos, y como la posibilidad de saber su año, la puesta en marcha del programa Escuela 2.0.

A priori, en ella el canal de distribución iba a jugar un papel destacado como principal ‘player’ a la hora de proporcionar los equipos con los que cada alumno a partir de quinto de primaria iba a contar. “Entendimos que podía significar que muchos de los agentes del sector TIC iban a intervenir en esta propuesta, y entre ellos estaría el canal de distribución”, asegura la Asociación de Distribuidores y Detallistas Españoles de Tecnologías de la Información (ADDETI).

Sin embargo, la asociación denuncia que no ha sido así y que se les está dejando completamente fuera “del reparto”. “Pensábamos que el Gobierno iba a regular la forma en que se entregasen los portátiles prometidos, de forma equitativa en el sector informático, rigiendo en el mismo los criterios de igualdad de oportunidades para todos”, denuncia ADDETI.

Así las cosas, de nada sirvió la agilidad con la que reaccionó el sector cuando se hizo el anuncio para evitar que el Estado repartiese 425.000 portátiles a través de concesiones públicas, intermediando cada Comunidad Autónoma con fabricantes y entidades financieras.

En este sentido, la asociación asegura sentirse “consternada” por la forma en la que se ha llevado a cabo la venta y la distribución de los portátiles en Cataluña.

“Hemos constatado que el canal que distribuye los portátiles es un intruso en nuestro canal, puesto que no se trata de una empresa de distribución sino de una entidad financiera. Todo se ha hecho sin seguir escrupulosamente lo que a nuestro juicio constituye un proceso en igualdad de oportunidades, es decir, no se ha hecho concurso alguno que permita competir en similares condiciones a todos los distribuidores y fabricantes”, denuncia.