Lexmark introduce una pantalla táctil en su nueva gama de impresoras

Negocios

La compañía presenta ocho nuevos equipos de inyección de tinta pensados para la pyme y que importan algunas de las características del rango profesional para conseguir una experiencia de uso optimizada.

Empieza el nuevo curso y, a pesar de que las cifras del mercado de impresión no son todo lo buenas que muchos querrían, Lexmark afronta esta etapa con mucho optimismo y con un cargamento de nuevos modelos de inyección de tinta dirigidos a la pyme.

Las ocho nuevas máquinas “Todo en Uno” de la compañía han sido diseñadas no sólo para entrar por los ojos a pymes y profesionales liberales, sino que cuentan con una serie de características que pueden conseguir una mayor productividad y un interesante ahorro de dinero. No en vano, las premisas de Lexmark para este nuevo curso que comienza son “Ahorrar tiempo, ahorrar dinero y salvar al planeta” (en inglés queda mucho mejor: “Save time, save money, save the planet”).

La receta para ahorrar tiempo de Lexmark se materializa en una pantalla táctil con un vistoso diseño con la que se gestionan todas las posibilidades que ofrece cada máquina (imprimir, digitalizar, mandar un fax…). Además, esta pantalla táctil, que sólo estará disponible en algunos modelos, es la puerta de entrada a las Smart Solutions, una serie de aplicaciones o widgets creadas por Lexmark (aunque la compañía ofrece la posibilidad a terceros y a los clientes de realizar las suyas propias) que facilitan las tareas diarias. Así, podemos programar un widget que nos envíe un documento por email (la impresora tiene también conexión WiFi y a Internet) a ciertas direcciones de correo. Precargadas en la máquina vienen otras aplicaciones como la que nos permite conectarnos a nuestra cuenta de Picasa e imprimir directamente las fotos que tengamos almacenadas allí.

Continuando con el afán de optimizar nuestro tiempo, todas las impresoras cuentan con conexión WiFi y algunas de ellas incluso funcionan con el estándar 802.11n para conseguir una mayor velocidad de conexión. Asimismo, Lexmark ofrece un escaneador de tarjetas de visita que permitirá integrar la información en nuestra libreta de direcciones fácilmente.

Para ahorrar dinero, la fórmula consiste en la inclusión de cartuchos de color independientes (una tendencia que otros fabricantes ya han acogido con éxito). De esta manera, sólo habrá que reponer el cartucho individual que se haya gastado y no todo el conjunto. Además, para ciertos modelos, Lexmark ha presentado un cartucho negro de alto rendimiento que permite imprimir hasta 510 páginas en monocromo por menos de cinco euros, consiguiendo una reducido coste por página. Para terminar en este apartado, Lexmark ofrece de tres a cinco años de garantía según el modelo.

Los equipos presentados van desde los 99 euros de PVP del más sencillo hasta los 399 del modelo Platinum. Hasta otros seis modelos intermedios ofrecen una variada gama de posibilidades que se adaptará a cualquier necesidad de pymes y trabajadores freelance.