La empresa se rinde a los encantos del iPhone 3G S

Productos

Su mayor velocidad de conexión y potencia de proceso, junto al apoyo de App Store, convierten a la nueva generación del ‘smartphone’ de Apple en una interesante opción para el entorno profesional, donde RIM ha mantenido hasta ahora su hegemonía.

La tercera generación del iPhone de Apple, la 3G S, se configura como la que finalmente acabará calando en la empresa, justo para hacer competencia directa a RIM y sus BlackBerry.

El nuevo sistema operativo, iPhone 3.0, incorpora algunas características para ser utilizadas en la empresa que son muy amigables, nunca vistas hasta ahora en las anteriores versiones. Su excelente diseño y la cantidad de aplicaciones disponibles en la App Store de Apple (que permite a los desarrolladores crear software corporativo), convertirán al nuevo iPhone 3G S en un jugador clave dentro del espacio corporativo.

Por supuesto, la compañía RIM no parece demasiado feliz con este lanzamiento. El fabricante de las BlackBerry lidera actualmente el segmento profesional sin demasiados apuros o competencia de otras compañias.

Según su informe anual de este año, “el mercado corporativo continua siendo muy importante para el negocio de RIM”. Más de 175.000 organizaciones están utilizando en estos momentos la plataforma BlackBerry Enterprise Server detrás de sus cortafuegos.

La base de su éxito ha llegado gracias a la implantación de su tecnología en administraciones públicas, sector judicial, educativo o de la salud… y, por supuesto, en muchas grandes empresas privadas.

Pero, ¿será suficiente para RIM? Apple ha estado progresando lentamente pero de forma segura con su iPhone. Cuando se lanzó la primera versión en 2007, ofrecía muy pocas características enfocadas al segmento corporativo. El año pasado, con el iPhone 3G, añadió una conectividad a la red mucho más rápida y la apertura de la App Store permitió a los desarrolladores comenzar a crear aplicaciones enfocadas a la empresa.

Pero gracias al reciente lanzamiento del sistema operativo iPhone 3.0, Apple comienza a enfocarse firmemente en el pastel corporativo: incorpora Push email, calendario y contactos mejorados, soporte para Exchange, funciones de copiar&pegar, búsqueda, grabación de voz. Se trata, sin duda, de un paquete mucho más completo para aquellos que deseen utilizarlo como herramienta de trabajo.

Por otro lado, el lanzamiento del nuevo dispositivo iPhone 3G S tampoco es una buena noticia para RIM. El nuevo dispositivo será el doble de rápido que su predecesor, mientras que su precio es relativamente asequible (a partir de 144 euros).

Podemos hablar de las funciones corporativas que ofrecen los dispositivos BlackBerry, pero con la inclusión de push email, calendario y contactos, soporte para Exchange… el nuevo iPhone aporta las suficientes razones a la empresa para que los trabajadores puedan utilizar esta plataforma como herramienta laboral. Pero existe una en especial que asentará su uso en la empresa: la nueva utilidad de conexión con el PC.

El denominado en inglés ‘Tethering’, ha sido una característica disponible en la mayoría de dispositivos BlackBerry desde hace tiempo. Los usuarios pueden conectar sus smartphones al ordenador a través de USB, de tal forma que se pueda compartir su conexión a Internet. Precisamente esta característica se ha ido omitiendo en las anteriores versiones del iPhone, pero con la llegada de la nueva especificación ya es posible, algo que las empresas deberían tener en cuenta.

Es un hecho que el iPhone es ahora capaz de ofrecer una experiencia similar a la que ha ofrecido RIM durante años, pero no necesariamente más atractiva.

Y es aquí donde entra en juego su tienda de aplicaciones, App Store. Es cierto que RIM también ofrece su propia versión, la BlackBerry App World, que está creciendo de forma importante, pero que por el momento no se puede comparar a la de Apple a ningún nivel.

Según una de las keynotes de Apple durante el WWDC llevado a cabo recientemente, su tienda ha superado las 50.000 aplicaciones disponibles, tanto gratuitas como de pago. De ellas, más de 1.000 se han diseñado para el segmento corporativo. Es el caso de QuickOffice, la herramienta ofimática para el iPhone que es ideal para utilizarla en el negocio.

Sin duda, este apartado se conforma como un gran problema para RIM y, a la vez, como una ventaja real para Apple.