Windows 7 no tendrá una rápida acogida entre los usuarios corporativos

Negocios

Un informe de Dimensional Research revela que casi la mitad de las compañías retrasará la migración hacia el nuevo sistema operativo entre doce y 24 meses, a partir del lanzamiento del sucesor de Vista.

Los distribuidores que confían en que Windows 7 será un potente revulsivo que hará que los clientes se animen a renovar sus viejos parques de PC deberían depositar sus esperanzas en otro sitio. Al menos si hacemos caso de un reciente informe de Dimensional Research elaborado a partir de 1.100 entrevistas y que revela que el 83% de los usuarios corporativos retrasará como mínimo un año la adopción del sucesor de Windows Vista, cuya llegada está prevista para finales de 2009 en Estados Unidos y para principios de 2010 en España.

Así las cosas, este informe recalca que Windows 7 no recibirá una rápida acogida entre los clientes empresariales. En concreto, el 42% de los entrevistados señaló que demorará la actualización entre doce y 24 meses después del lanzamiento del nuevo sistema operativo, mientras que el 24% hará lo propio entre 24 y 36 meses y un 17% afirmó que esperará más de 36 meses para migrar a Windows 7.

No es nada nuevo que las compañías demoren la migración hacia un nuevo sistema operativo, ya que de esta forma esquivan los inevitables errores de las primeras versiones del aplicativo. Sin embargo, el estudio de Dimensional Research muestra que casi la mitad de los encuestados afirma que la situación económica será una de las razones por las que no actualizarán, de momento, el software sobre el que descansan sus equipos.