La Asociación de Partners Certificados de Microsoft en España promueve los proyectos conjuntos

Negocios

Convención de Directivos de Partners Microsoft. La primera asamblea general de esta entidad sin ánimo de lucro, que ya cuenta con 24 compañías asociadas, se celebrará el próximo 23 de marzo en Madrid.

Dos meses y medio después de la firma del acta fundacional de la división española de la Asociación Intenacional de Partners Certificados de Microsoft (IAMCP, en sus siglas en inglés), esta organización ya está constituida por 24 empresas que representan a 3.900 empleados y suman una facturación conjunta de 430 millones de euros.

Pero lejos de quedarse ahí, la idea de los miembros fundadores de esta iniciativa, cuya junta directiva nacional se constituyó el pasado octubre y a nivel global opera desde 1994, es ir sumando asociados para configurar una comunidad con tres objetivos principales. Así, Juan José Amor, director general de Nextel Engineering y presidente de la IAMCP en España, explica que esta entidad sin ánimo de lucro persigue favorecer el contacto entre las empresas certificadas de Microsoft para hacer negocios cruzados; establecer un foro de encuentro y de generación de ideas entre el fabricante y sus socios; e impulsar la sociedad de la información a partir de la tecnología de la compañía de Redmond.

De momento, los planes de la IAMCP pasan por contar con cien asociados a finales de 2009, así como convertirse en “un claro referente en la industria de TI de nuestro país”, tal y como puntualizó Amor durante la celebración de Partner Symposium, el encuentro que reúne estos días en Toledo a Microsoft con 250 directivos de su canal.

En este sentido, la institución corroborará su ideario y sus pautas de actuación durante su primera asamblea general, que celebrará el próximo 23 de marzo en las instalaciones madrileñas de Microsoft y en la que estarán representados todos los partners que estén certificados en la tecnología del fabricante y además se hayan registrado en alguno de los tres niveles de asociación de la IAMCP.

En concreto, las categorías de participación establecidas son las de socio corporativo, que paga una cuota anual de 300 euros para tener plenos derechos en la asociación; socio participativo, que abona 150 euros al año para estar representado pero no tiene derecho a voto en la asamblea general; y socio individual, un nivel que mediante el pago de 150 euros anuales otorga plenos derechos a profesionales que cumplan unas determinadas condiciones.

Así las cosas, la IAMCP pretende construir unos canales de comunicación entre los socios de Microsoft, de tal modo que sus miembros puedan conocerse a fondo y alcancen la máxima fiabilidad “a la hora de abordar proyectos en común”, según Fernando Caturla, consejero delegado de Infogroup y vocal de la asociación. Además, la entidad será un canal institucional que trasladará las sugerencias y dudas de los partners en torno a las decisiones de Microsoft. Por ejemplo, José María Sánchez, director general de Qurius y secretario de la IAMCP, detalla que la entidad ya le ha transmitido al fabricante algunas “inquietudes” de los asociados, como las relacionadas con los posibles cambios que puede conllevar la estrategia de Sotware+Servicios en la política de canal.

Además, Fernando Martínez, director general de CIC y tesorero de la asociación, detalla que las ideas de los miembros de IAMCP España estuvieron representadas el pasado 5 de marzo en diversas reuniones sobre la legislación que la Comisión Europea prepara en torno al mercado del software.

En este contexto, Carlos Picardo, director de canal y partners en la división de pequeña y mediana empresa de Microsoft, asegura que aunque su compañía no participa en la asociación, sí ve “con agrado” esta iniciativa, a la que presta “apoyo y cobertura”. El directivo señala que ahora el fabricante podrá compartir responsabilidades sobre temas importantes como los estándares, la formación de profesionales en el sector o la especialización requerida a la hora de abordar proyectos. “No queremos ser los únicos que asuman las críticas en el sector”, puntualiza Picardo