Cuatro meses de cárcel para dos tiendas valencianas que vendían software ilegal

Negocios

Los distribuidores, que también deberán indemnizar a Microsoft, fueron denunciados por no respetar la propiedad intelectual del fabricante de Redmond.

Microsoft sigue ganando batallas dentro de su guerra abierta contra la piratería. Ahora, las acciones legales que el fabricante está llevando a cabo en defensa de su propiedad intelectual ya han dado sus primeros resultados en Valencia.

En concreto, dos compañías de esa comunidad autónoma han sido condenadas a penas de prisión de hasta cuatro meses y a indemnizar a Microsoft por no haber respetado sus derechos de propiedad intelectual. Además, actualmente existe un procedimiento abierto contra otra empresa valenciana que presuntamente comercializaba copias ilegales del aplicativo del fabricante.

Estas acciones derivan de la campaña “El comprador misterioso”, que en 2007 llevó a Microsoft a visitar un total de 21 establecimientos de la Comunidad Valenciana. A partir de esta investigación, la compañía de Redmond descubrió que 12 de esas tiendas comercializaban software sin licencia.

Antes de iniciar cualquier proceso judicial, Microsoft se puso en contacto con los distribuidores para informarles acerca de los riesgos que entraña esta práctica ilegal y hacerles saber que distribuir programas sin licencia supone un delito contra la propiedad intelectual. Además, Microsoft ofreció a todos estos establecimientos la posibilidad de participar en campañas conjuntas de marketing, ayudas comerciales y asesoramiento con el objetivo de facilitarles la venta de software original.

Consecuentemente, las denuncias sólo se llevaron a cabo contra aquellos distribuidores que hicieron caso omiso de estas alternativas y manifestaron un evidente ánimo de lucro vendiendo programas sin certificación legal.

Por áreas geográficas, Valencia presenta una de las mayores tasas de piratería, con un índice del 57,1% de software ilegal en su canal de distribución. Además, dicha región y Andalucía fueron las únicas comunidades que aumentaron su tasa de piratería en 2007, con respecto al año anterior.