Cisco facilita la distribución de contenidos audiovisuales

Negocios

El fabricante lanza MXE 3000, un ‘appliance’ que transforma automáticamente, hasta en 25 formatos, los vídeos albergados en las redes corporativas para que puedan ser visualizados en cualquier dispositivo.

A la espera de conocer datos de 2008, durante 2007 los usuarios realizaron más de 200.000 millones de descargas de vídeo, al menos según los informes que maneja Cisco. Consciente de esta realidad, el proveedor de comunicaciones no quiere dejar pasar por alto el poder de la imagen y acaba de sumergirse de lleno en el mercado del procesamiento de contenidos audiovisuales.

Para ello, la multinacional ha diseñado por primera vez un catálogo de soluciones de vídeo, Cisco Media Processing, cuyo primer miembro es el appliance Cisco Media Experience Engine (MXE) 3000. Gracias a este dispositivo, las organizaciones podrán implementar un nuevo servicio en sus redes con el que los usuarios transformarán automáticamente cualquier contenido audiovisual en hasta 25 formatos diferentes, con el fin de que pueda ser reproducido en todo tipo de dispositivos.

De este modo se impulsa la colaboración entre los profesionales, puesto que en muy poco tiempo un mismo vídeo podrá ser distribuido en los más diversos formatos para ser visualizado en todo tipo de aparatos. Además, mediante la programación en XML será posible añadir a estos contenidos una cierta postproducción, como la inserción de marcas de agua o la superposición de texto e imágenes.

En este contexto, Juan Carlos Escobar, director de desarrollo de negocio para vídeo de Cisco, recalca que la estrategia de su compañía en este segmento radica en tres pilares: la mejora del rendimiento, la simplicidad y la integración.

En otras palabras, el fabricante se esforzará para que el usuario no conciba los contenidos audiovisuales como “bloques aislados” dentro de una red. Muy al contrario, Cisco proporcionará soluciones de extremo a extremo (conformadas por dispositivos, redes inteligentes y software) para explotar al máximo servicios como la telepresencia, la videovigilancia o la cartelería digital.