BT ayuda a ahorrar hasta un 30% en telecomunicaciones a las pymes

Negocios

El fabricante impulsa en nuestro país las ventas de Compact, su servicio de comunicaciones multifuncional que se adquiere con una inversión inicial de 99 euros y unas mensualidades de entre 100 y 130 euros más el consumo.

BT ha completado recientemente su portfolio orientado a autónomos y pymes de hasta diez empleados con Compact, un servicio que integra toda la infraestructura y funcionalidades de comunicaciones de una oficina con un máximo de ocho extensiones y que permite hasta cuatro llamadas simultáneas.

De esta forma, el operador pone a disposición de las pymes prestaciones que, hasta el momento, eran exclusivas de la gran cuenta, como el servicio de centralita en red, los teléfonos avanzados con función recepcionista o la presencia en Internet con dominio propio de correo y web, entre otros. Todo ello controlado por un único dispositivo y sin necesidad de cables, gracias a un router Wi-Fi.

Además, para hacerse con este servicio, con el cual las empresas pueden ahorrar hasta un 30% en su factura, sólo es necesaria una inversión inicial de 99 euros y abonar unas mensualidades de entre 100 y 130 euros más el consumo, dependiendo de las redes y los servicios utilizados. En cuanto a la instalación, el fabricante se encarga de realizarla a domicilio.

“BT Compact permite a las pymes centrarse en su negocio sin tener que preocuparse de un aspecto tan crucial como son sus comunicaciones”, asegura Manuel Arias, director de operadores y canal de pymes de BT en España.

Respecto a la comercialización del servicio, el directivo ha señalado que se realizará a través de su red de 100 distribudores, con los que ya se han vendido, en unos tres meses, más de 500 unidades. Una cifra que, según Arias, el fabricante espera incrementar hasta aproximadamente 3.500 unidades para finales de año.

Por otro lado, BT ha lanzado una oferta para los proveedores de servicio. Se trata de IP Voice Managed Service (IP VMS), una aplicación basada en Voz IP que combina la potencia que ofrece los sistemas robustos de un operador y las herramientas de gestión de cliente. Además, el fabricante facilita la red, por lo que el revendedor no necesita invertir en su propia infraestructura ni un gran conocimiento sobre redes.