La bajada de precios salva el ejercicio de Kingston

Negocios

En 2008, el fabricante de memorias facturó lo mismo que durante el año anterior, a pesar de que sus ventas en términos de unidades crecieron un 79%.

Las ventas de Kingston en España durante el año pasado superaron los 84 millones de dólares (unos 63 millones de euros), unos ingresos muy similares a los obtenidos por la compañía en 2007.

Según los responsables del fabricante, estos resultados van en línea con las previsiones iniciales y son un “fiel reflejo” de la situación que atraviesa el mercado de las memorias, “con aumentos en la demanda y caídas constantes de precios“.

En este sentido, durante 2008 la subsidiaria vio cómo se estancaba su facturación a pesar de que vendió casi 7 millones de unidades, es decir, un 79% más con respecto al año anterior. Este incremento procedió sobre todo por la demanda de memorias para la nueva generación de ordenadores, los nuevos teléfonos móviles y las cámaras digitales.

En palabras de Jordi García, director de desarrollo de negocio de Kingston en Iberia, mantener los “excelentes” resultados del ejercicio de 2007 es “una gran noticia. “El número de unidades vendidas ha crecido de forma espectacular, lo que nos ha permitido superar la problemática caída de precios que amenaza al mercado de la memoria. Precisamente, esta bajada de precios ha mejorado nuestra competitividad frente a los fabricantes de bajo coste al poder ofrecer memorias de máxima fiabilidad a precios similares”, continúa el directivo.

“Contamos con un canal consolidado que nos ha permitido obtener excelentes resultados en un año complejo para nuestro mercado. En 2009 seguiremos trabajando estrechamente con el canal de distribución y tenemos previsto poner en marcha nuevas iniciativas para reconocer a nuestros distribuidores más fieles”, señala García.