Qimonda, salvada de la quiebra por un banco portugués

Negocios

La fabricante de chips recibe un balón de oxígeno de su mayor accionista, Infineon, del estado de Sajonia y de Caixa Geral de Depósitos.

Qimonda acaba de hacerse con una inyección de capital millonario que le permitirá seguir operativa y desarrollando su producción de chips, especialmente en el vecino Portugal.

La compañía recibirá 325 millones de euros, siendo una de las aportaciones principales la de un banco portugués desconocido al que la prensa lusa ha puesto nombre.

La financiera salvadora será Caixa Geral de Depósitos, que inyectará 100 millones al capital de la compañía, salvando así la producción de la filial lusa de la firma y 2.000 puestos de trabajo. El resto del capital procederá de Infineon, la principal accionista, que aportará 75 millones de euros y del estado de Sajonia, que añadirá 125.

“La situación era extremadamente seria por dos razones: la crisis internacional y también el rápido cambio tecnológico que se está operando en este sector”, como reconoció el ministro de Economía portugués, Manuel Pinho.

Qimonda había estado en los últimos meses en la cuerda floja económica, mientras las ventas del sector caían en picado y las previsiones de futuro para el mercado de los chips se convertían cada vez en menos halagüeñas.

Más información en Silicon News.