Mambo conservará su identidad dentro del grupo propietario de Distrilogie

Negocios

Alexis Brabant, presidente de la firma española, señala que ambos mayoristas serán compañías hermanas que convivirán con sus respectivas marcas y modelos de negocio.

Si el viernes pasado anunciábamos la compra del mayorista Mambo por parte del grupo europeo Distrilogie, presente en Bélgica, Luxemburgo, Países Bajos, Francia, España y Portugal, hoy los responsables de la firma nacional han dado a conocer cómo afectará esta operación, cuyo montante aún no ha sido desvelado, al mercado ibérico.

En concreto, Alexis Brabant, presidente de Mambo, ha puntualizado que desde el pasado 5 de diciembre su compañía forma parte del Grupo DCC, un conglomerado empresarial irlandés propietario de Distrilogie y con el que el mayorista llevaba manteniendo conversaciones desde el mes de marzo.

Así las cosas, Brabant asegura que a nivel local Mambo y Distrilogie serán “compañías hermanas” que convivirán con sus respectivos sectores, marcas y modelos de negocio. Por lo tanto, el mayorista español no contempla ningún cambio en su equipo directivo, ninguna restructuración de plantilla ni ningún cambio de oficinas.

Muy al contrario, el directivo destaca que ahora su compañía cuenta con un “doble atractivo” que surge de combinar un crecimiento sostenido desde su creación con el respaldo financiero de DCC. No en vano, Brabant señala que DCC funciona como “un fondo de inversión industrial”, una actividad con la que en su último ejercicio facturó 5,5 billones de euros, un 36,7% más que en su año fiscal anterior. Además, el último beneficio operativo del grupo superó los 162 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 19% con respecto al anterior ejercicio.

Gracias a la posibilidad de acceder al fondo común de DCC, el mayorista consigue un soporte financiero con el podrá desarrollar un plan de crecimiento ambicioso incluso en un contexto económico “complicado”, como reconoce Brabant. Así, Mambo y DCC se han marcado un plan de negocio a tres años con el que pretenden duplicar tanto el equipo de profesionales como la facturación del mayorista, que si todo va bien en 2009 debería crecer un 60%.

Asimismo, esta operación también tiene como objetivos fortalecer la presencia de Mambo en Portugal y obtener una dimensión europea con la que poder crecer más rápido.