¿Qué negocio conlleva el protocolo IPv6?

Negocios

Las direcciones IP basadas en el protocolo IPv4 podrían agotarse en 2010, tal y como informa el ICANN, organismo internacional encargado de gestionar cada uno de esos números de 32 bits.

Las direcciones IP se agotan

Visto lo visto, Internet precisa de una remodelación debido a sus primeros síntomas de agotamiento con respecto a la asignación de direcciones IP. Además, como plataforma de comercialización de productos y servicios, la Red de redes necesita otra vuelta de tuerca que aporte un mayor ahorro de tiempo y dinero a las empresas embarcadas en los negocios ‘online’.

Hasta ahora, el protocolo IPv4, utilizado desde 1984, ha proporcionado 4.300 millones de direcciones de Internet, de tal modo que hoy en día sólo quedan disponibles unos 700 millones para nuevas conexiones, según los datos proporcionados por la Comisión Europea. Así las cosas, el ICANN, organismo internacional responsable de la asignación de direcciones IP, apunta a que las posibilidades de IPv4 podrían agotarse en 2010.

En este contexto se hace necesaria la implantación del protocolo IPv6, sobre el que se desplegará un número casi ilimitado de direcciones web y que soportará nuevas aplicaciones que ahora mismo requieren la utilización de dispositivos que resultan demasiado costosos para el IPv4. Y la transición se antoja inminente, toda vez que Viviane Reding, comisaria europea para las telecomunicaciones, ha marcado que en 2010 el 25% de la industria, las autoridades públicas y los hogares del Viejo Continente deben estar utilizando IPv6. Para lograr este objetivo, Reding ha solicitado “acciones concertadas” con el fin de que todos los agentes estén preparados para “un cambio oportuno y eficiente que ahorre costes a los consumidores”.

“Si los europeos queremos utilizar los dispositivos más recientes de Internet, como las etiquetas inteligentes en comercios, fábricas y aeropuertos; sistemas inteligentes de iluminación y de calefacción que ahorran energía; y soluciones de navegación y redes instalados en los vehículos, precisamos de una demanda de direcciones IP mil veces mayor”, afirma la comisaria europea.

De momento, en nuestro país el nuevo protocolo ha sido asignado por RIPE (organismo encargado de gestionar este redireccionamiento en Europa) a 24 operadores, es decir, el 12% del total. Se trata de un porcentaje un tanto inferior al de la media europea, que se sitúa en el 17%. Aun así, Josep Salom, director técnico de Claranet, afirma que en España la evolución de la implantación es “muy positiva” y el nuevo protocolo se está utilizando más de lo que parece, ya que existen diversos mecanismos de transición, “muchos de ellos basados en túneles IPv6 sobre IPv4 que la mayoría de operadores aún no controlan y que están usando equipos con sistemas operativos con soporte IPv6 nativo”.


Nuevos dispositivos y servicios

Para Manuel Amutio, director general técnico de Arsys, las redes que trabajan bajo el nuevo estándar son aquellas dedicadas a la investigación, la experimentación y la educación, mientras que comercialmente sólo se están explotando unos pocos servicios: “básicamente los compatibles con ambos protocolos y que requieren pocas modificaciones”.

Sin embargo, Amutio avanza que en breve IPv6 abrirá las puertas a un nuevo modelo de servicios y aplicaciones orientadas al end-to-end. “Las aplicaciones peer-to-peer relacionadas con la VoIP y la IP-TV serán más fáciles de implementar y más potentes. Además, este protocolo marcará una nueva era en la oferta de servicios móviles/wireless, ya que prácticamente todo podrá interconectarse a la Red”, remarca el responsable de Arsys.

De la misma manera, Fernando Loureiro, director técnico de 3Com para el sur de Europa, considera que la infraestructura para atender al IPv6 “va por delante de las aplicaciones”, de modo que cuando éstas empiecen a arrancar de forma masiva se producirá “el gran cataclismo”. En este contexto, Amutio, de Arsys, remarca que en breve empezaremos a oír hablar de dispositivos de acceso con capacidad de gestionar IPv6 y que permitan que los usuarios puedan tener una transición “no problemática”. “Asimismo, los sistemas operativos más utilizados tanto en ordenadores como en dispositivos móviles tendrán que ir resaltando en mayor medida las capacidades del nuevo protocolo”, afirma Amutio.

Por lo tanto, las oportunidades de negocio para el canal no sólo estriban en la oferta de ‘hosting’ o en la externalización de todo tipo de servicios, sino que el filón del IPv6 también puede ser explotado por la red de ventas de todo tipo de dispositivos. Así lo entienden al menos los responsables de D-Link, para los que la situación actual de saturación de las direcciones IP se debe no sólo a la incorporación de nuevos usuarios, sino sobre todo a la proliferación de dispositivos con acceso a la Red: PC y portátiles, teléfonos móviles, electrodomésticos, equipos de Internet móvil, ordenadores para coches…

“En este sentido, IPv6 no sólo va a ser beneficioso para los fabricantes de ‘networking’, sino también para todos los proveedores y distribuidores de todos esos productos”, remarcan desde D-Link. Además, el fabricante de conectividad afirma que si analizamos el ratio de utilización de direcciones por los usuarios, vemos que en poco tiempo hemos pasado de una situación en la que varios internautas podían compartir una misma IP pública a que cada vez sea más habitual contar, individualmente, con direccionamiento fijo. “La introducción de IPv6 podría llevarnos, en un futuro no muy lejano, a una situación donde cada usuario tuviera múltiples dispositivos siempre ‘online’, cada uno con su propia dirección IP”, puntualizan desde D-Link.