El 60% de las pymes sigue sin confiar sus telecomunicaciones al canal

Negocios

Un informe de la consultora Everis destaca que los desplazamientos y las esperas son la principal barrera para no acudir a la red indirecta a la hora de contratar estos servicios.

El 59,4% de las pymes de nuestro país nunca ha contratado sus servicios de telecomunicaciones a través del canal. Eso es al menos lo que se desprende de un reciente informe realizado por la consultora Everis a partir de 1.500 entrevistas a responsables de compañías de hasta 250 empleados.
Según este estudio, la principal causa para no confiar en la comercialización indirecta radica en la preferencia por otros canales, como acudir a un comercial del operador o la contratación por teléfono. En concreto, un 59,8% de los encuestados argumentó esa razón, mientras que un 16,2% afirmó que la red indirecta no resulta práctica.

Con estas premisas, Everis puntualiza que la principal barrera para acudir a comprar a una tienda es el “aspecto práctico”, ya que los clientes quieren evitar desplazamientos y esperas. Y parece que las cosas no van a cambiar mucho, ya que de ese porcentaje que nunca ha contratado sus telecomunicaciones de forma indirecta, tan sólo un 6% manifiesta una predisposición “alta” a la utilización del canal en un futuro.

En el lado contrario, un 32,3% de las pymes españolas afirma que al menos en una ocasión ha realizado compras y gestiones de telecomunicaciones en diferentes puntos de venta. Entre estos clientes, el 83,1% acudió a tiendas oficiales (que no pertenecen al operador en cuestión), mientras que el 7,7% contrató esos servicios en en grandes superficies e hipermercados y el 6,6% hizo lo propio en establecimientos especializados.

Según Everis, el 45,3% de las pymes que compran al canal afirman sentirse “muy satisfechas” y el 49,9% “suficientemente satisfechas”, en contraposición a sólo un 1,3% que se muestra “poco satisfechas” con su relación con la red indirecta.

Así las cosas, la consultora concluye que la tienda resulta un canal “muy satisfactorio” para las pymes, “ya que combina las ventajas de la venta y asesoramiento presencial con una predisposición del cliente a comprar”.