La BSA paraliza más de 18.000 subastas ‘online’ que ofrecían software pirateado

Negocios

La organización también informa que entre enero y junio más de 630.000 personas compartían por BitTorrent 48.000 archivos cuyo valor en el mercado podría alcanzar los 386 millones de euros.

Entre enero y junio de 2008, la BSA (Business Software Alliance) consiguió suspender un total de 18.314 subastas en Internet en las que se ofrecía, en todo el mundo, 45.000 unidades de productos de software pirateado por un valor de 15 millones de euros.

Además, durante ese mismo periodo, esta organización hizo frente a la venta ilegal de software a través de redes P2P y otros canales de Internet. En concreto, en el primer semestre del año la BSA informó de 48.000 casos de archivos de BitTorrent, con un valor estimado en el mercado de 386 millones de euros, que estaban siendo usados por 633.000 personas.

Estas acciones se engloban dentro de una estrategia con la que la BSA ha triplicado, con respecto a 2007, su actividad en Internet, haciendo hincapié en la toma de medidas enérgicas contra la piratería de software en Europa, Oriente Medio y África.

En este contexto, la organización ha presentado recientemente el informe “On line software scams: a threat to your security” (Fraudes ‘online’ en torno al software: una amenaza para su seguridad), que refleja los peligros de utilizar software descargado ilegalmente desde la Web. Las conclusiones de este estudio están disponibles en www.bsa.org/internetreport

Según Neil McBride, vicepresidente de antipiratería y abogado general de BSA, “el anonimato en la compra en Internet lleva a la falsa creencia de que el robo de propiedad intelectual es un crimen sin víctimas”.

“Mientras que mucha gente ni soñaría llevarse un CD de música o un paquete de software de una tienda, sí se prestarían a entrar en Internet a buscar copias de lo que es claramente software ilegal. La ignorancia no es una excusa y las empresas deberían realizar un chequeo para asegurarse de que lo que están comprando es auténtico”, puntualiza McBride.

La BSA recuerda que cuando compran software de fuentes ‘online’ no autorizadas, los usuarios de Internet se enfrentan a riesgos considerables como pérdida de datos, virus o fallos del sistema.