“Los consumidores y las empresas son los ganadores de la reforma del mercado”

Negocios

Viviane Reding, comisaria europea de Telecomunicaciones, ha explicado a Silicon News los cambios introducidos por el Parlamento Europeo en el sector.

El Parlamento Europeo acaba de aprobar el llamado Paquete Telecom, un conjunto de medidas que intentan conseguir un marco legal único para el sector a nivel comunitario.

Mayor protección de los derechos de autor o de los datos personales son dos de los principales marcos de acción que entraron en la nueva legislación, quedándose fuera aspectos tan polémicos como la regulación del espectro de ondas o la creación de una oficina de seguridad europea para la red.

La propuesta normativa fue lanzada por el Comisariado europeo de Telecomunicaciones. Su responsable, Viviane Reding, ha hablado con Silicon News y se muestra conforme con los resultados, a pesar de las bajas en la legislación y adelanta nuevas medidas que cubrirán alguno de esos vacíos.

Mañana, Reding analizará para Silicon News la situación del mercado de las telecomunicaciones en Europa y específicamente en España.

¿Cuál es la valoración que su departamento hace de la resolución final del Parlamento?

Me alegro ante todo de que los parlamentarios hayan votado a favor del regulador europeo de las telecomunicaciones, a pesar de que su formato sea más reducido que el que la Comisión europea había inicialmente propuesto.

Estoy igualmente satisfecha de constatar que la separación funcional, el nuevo remedio puesto a disposición de las autoridades nacionales de regulación para mejorar la concurrencia de los mercados, haya sido apoyada por el Parlamento europeo. Algunos países como el Reino Unido ya lo utilizan y otros esperan hacerlo muy seriamente (Suecia, Polonia y Grecia).

Además, agradezco al Parlamento su apoyo en materia de transparencia y mejora de la información para los consumidores. Sobre estos puntos, así como sobre nuestras proposiciones de cara a mejorar el acceso de las personas discapacitadas a los servicios de telecomunicaciones y la eficacia del número de socorro, el 112, considero que tanto la Comisión como el Parlamento han hecho prueba de valentía y de determinación.

Por lo que respecta a la utilización del espectro, la demanda del Parlamento europeo de más flexibilidad y armonización me parece totalmente legítima pero espero que soluciones más ambiciosas puedan ser encontradas de modo que Europa administre su espectro, que recordemos es un recurso limitado, lo más eficazmente posible a fin de por ejemplo favorecer el acceso de todos los europeos al ADSL.

Al final, los consumidores y las empresas son los mayores ganadores de la reforma del mercado de las telecomunicaciones en Europa y eso es lo que más cuenta para mí.

La creación de una oficina de seguridad en Internet ha sido uno de los puntos que se ha quedado fuera de la normativa final. ¿Cuál será la nueva dirección que el Comisariado seguirá para garantizar un Internet con todas las garantías de seguridad?

Permítame recordar que la Comisión está activa en el terreno de la seguridad de redes y de la información desde hace más de diez años. En 2006, propusimos una estrategia para hacer más segura la sociedad de la información que el Consejo europeo acogió favorablemente. Ésta ya subrayaba la necesidad de construir un sistema multilingüe europeo de compartir la información y de alerta entre las partes participante (proveedores de servicios, reguladores nacionales, etc)

Pedí, por tanto, en 2006 a la Agencia europea para la seguridad de las redes y de la información (ENISA) que examinase cómo poner en marcha un sistema así y se prevé para un futuro próximo el lanzamiento del prototipo.

Más allá de estas iniciativas, los ataques de la primavera de 2007 contra la red estonia han demostrado no solamente el impacto que este tipo de suceso tiene sobre nuestras economías nacionales y nuestro entretejido social, sino sobre todo nuestra dependencia de las infraestructuras informáticas.

Es tiempo de actuar, para prevenir en Europa este tipo de desgracia. El ejemplo estonio nos ha permitido sacar lecciones y trabajar en una respuesta a nivel europeo.

Es por ello que lanzaremos, a principios de 2009, una iniciativa sobre la protección de las infraestructuras críticas, es decir las redes informáticas como internet y la telefonía. Esta iniciativa intenta mejorar nuestro nivel de preparación y de sensibilización así como nuestra capacidad de respuesta. Para esto, cada Estado miembro tendrá que disponer de los medios y las estructuras adecuadas.

Y puesto que las redes son hoy esencialmente privadas, los sectores privado y público deben interactuar rápidamente, lo que necesita una colaboración público- privada de confianza en los cuale el compartir información es necesario. Y como Internet ignora las fronteras, debemos esforzarnos en nuestra capacidad de interacción con nuestros colaboradores internacionales. Se trata simplemente de prepararse para afrontar este tipo de incidente lo mejor posible gracias a planes de contingencia y a ejercicios de fallos a gran escala, por ejemplo.

La prolongación del mandato de ENISA hasta en marzo de 2012 y la necesidad de actuar mejor frente a los ciberataques potenciales nos empujan a lanzar una reflexión de fondo sobre la seguridad de las redes.

Es por ello que preparamos una consulta pública que será lanzada inmediatamente. Además, las proposiciones de la Comisión sobre el refuerzo de las seguridades de las redes y de los servicios presentados en el Paquete Telecom han encontrado un eco en el Parlamento Europeo tras el voto en sesión plenaria. Soy por tanto optimista y estoy convencida de que encontraremos las soluciones apropiadas para la cooperación óptima de los diferentes actores de este sector.

La nueva legislación introduce la obligación por parte de los países de avisar a los internautas cada vez que realicen procesos que amenacen los derechos de propiedad intelectual. Dadas los diferentes grados de dureza de las legislaciones de los países miembros en la materia, ¿no podría dejar la medida sin eficacia?

La lucha contra la piratería no puede ser efectiva sin la cooperación de todos: los principales representantes de la industria del cine y del contenido, los proveedores de servicios de acceso a internet y los operadores de telecomunicaciones. La protección del derecho de autor y, a través de ella, de la creatividad on line deben estar garantizadas.

Es una dimensión que la Comisión ha deseado tener en cuenta: actuar de forma que los consumidores estén claramente informados, teniendo la conclusión de su contrato con un operador y de forma a continuación de sus obligaciones en materia de respeto de derechos de autor y de las consecuencias jurídicas a las que se arriesgan si se enfrentan a la ley.

Sin embargo, el Parlamento europeo y el Consejo han introducido diversas modificaciones a nuestro texto para dar valor al interés público y por consecuencia al rol de los poderes públicos, en el respecto a los derechos de autor. Las administraciones nacionales tendrían por tanto por misión promover la cooperación entre los proveedores de servicios de telecomunicaciones y los sectores ligados a la industria del contenido.

Aunque la piratería continúa siendo una preocupación central, no hay una cooperación verdadera entre los actores en la mayor parte de los países europeos, a la excepción sin duda de Francia
que ha suscitado un verdadero debate con el informe Olivennes. El acuerdo firmado en el Eliseo en 2007 lo ha confirmado privilegiando una aproximación comercial en detrimento de la aproximación represiva que dominaba hasta el momento.

La Comisión tiene la intención de alentar la puesta en marcha de ‘códigos de buena conducta’ entre los actores, notablemente para desarrollar las ofertas legales, la puesta en marcha de iniciativas educativas y de leyes contra los servicios que alientan y facilitan las infracciones, y finalmente facilitar el compromiso de los proveedores de servicios en línea a remediar rápidamente las violaciones de derechos de autor.

Al mismo tiempo, me parece indispensable dejar a los Estados miembros la libertad de encontrar un buen equilibrio entre la necesidad de luchar contra la piratería en línea y otros objetivos también importantes, como el acceso a internet de alta velocidad para todos, el acceso universal a los servicios de comunicaciones y los derechos y libertades en línea.

Algunos grupos políticos se han pronunciado ya contra la intromisión, a su modo de ver, en la vida privada de los europeos que posibilita esta ley que, paradójicamente, da mucha importancia al respeto de los datos personales. ¿Cuál es la respuesta de su departamento a esta acusación?

De entrada, no se puede olvidar que los operadores están obligados a respetar algunas restricciones en relación a la difusión de contenido ilegal, conforme a la legislación de la Unión Europea sobre el derecho de autor y la aplicación de los derechos de la propiedad intelectual.

Es igualmente importante que los usuarios sean claramente informados, previamente, de que ellos corren un riesgo si piratean el contenido en línea.

En mi opinión, las medidas propuestas por la Comisión respetan el principio de proporcionalidad y contribuyen eficazmente a la lucha contra la piratería on line. Sin embargo, controlar o filtrar el contenido que pasa por las redes debe ser tratado con la mayor prudencia. ¡No se trata tampoco de jugar con la protección de la vida privada de los internautas europeos!