Rainbow presenta concurso de acreedores

Negocios

El fabricante de periféricos solicita la suspensión temporal de una deuda de 2,7 millones de euros a la que no puede hacer frente por el descenso del consumo y un insuficiente apoyo de las entidades financieras.

La compañía española Rainbow Computer World ha presentado un concurso de acreedores, de manera temporal, con el objetivo de aplazar su actual deuda de 2,7 millones de euros en un plazo máximo de cinco años.

Los responsables del fabricante de periféricos afirman que esta decisión estriba en el “inevitable descenso del consumo” que se pudo apreciar en 2007, ha seguido manifestándose en el presente ejercicio y se prevé que continúe en 2009. De hecho, la facturación actual de Rainbow ha caído un 40% con respecto a 2006 y un 15% frente a sus ingresos en 2007. “A este hecho se suma la grave crisis financiera que ha llevado a la restricción de la inversión bancaria, el principal apoyo económico de Rainbow”, puntualiza la compañía en un comunicado.

Así las cosas, mediante este paso el proveedor quiere que su deuda se suspenda temporalmente, entrando en funcionamiento los mecanismos de la administración judicial. Esta estrategia se ve complementada con la presentación de un plan de viabilidad que pretende aplazar la deuda en un plazo de cinco años. No obstante, Rainbow confía en que esta cantidad pueda ser restituida en su totalidad en un año o dos como máximo.

Dicho plan, cuyo plazo vence en 2012, pretende incrementar la facturación de los 4,3 millones de euros actuales hasta los 8,5 millones en 2010. Para ello, la estrategia se basa en líneas de actuación tales como la búsqueda de nuevos inversores, medida que, a juicio del fabricante, garantizaría entre un 60 y un 70% la continuidad de la empresa y además alentaría la confianza de los bancos.

También se plantea la fusión con otra compañía, solución que según Xavier Llopis, director general de Rainbow “no tendría por qué chocar con la línea estratégica y posicionamiento en el mercado de la marca”.

Llopis matiza que el fabricante cuenta “con todas las posibilidades para continuar, afrontando un paso imprescindible y duro, pero consiguiendo salir adelante ya que se trata de un proyecto necesario y que tiene sentido”.