IFA bate todos sus records

Negocios

La última edición del salón alemán congregó a 220.000 asistentes de 126 países que contemplaron las últimas novedades del mercado de la electrónica de consumo.

Un negocio de 3.000 millones de euros

Los números de IFA 2008 no están nada mal, sobre todo teniendo en cuenta que el actual panorama económico está aportando un aire de crisis a las ferias de TI. Según los datos aportados por Christian Goke, director de operaciones de Messe Berlin, la firma que organiza el certamen, en la última edición del encuentro se duplicó el número de países participantes, pasando de los 32 de 2007 a los 63.

Además, la cita de este año acogió a 1.245 expositores, 32 más que las compañías que exhibieron sus productos en IFA 2007. Estas compañías desplegaron sus propuestas en 26 pabellones repartidos a lo largo de 122.000 metros cuadrados, 11.000 más que en la pasada convocatoria. Dicha ampliación en la superficie contratada obedeció a la inclusión de una nueva categoría de productos: la de los electrodomésticos “inteligentes”. Así las cosas, los organizadores de IFA estiman que la edición 2008 de este certamen podría haber generado un negocio de 3.000 millones de euros, lo que supera con creces las expectativas manejadas antes de la inauguración de la feria.

Entre el 29 de agosto y el 3 de septiembre, unas 220.000 personas procedentes de 126 países recorrieron los pasillos del recinto ferial Messe Berlin de la capital alemana para empaparse de todas las novedades en torno a la electrónica de consumo. Y el 66% de los expositores eran extranjeros. Ésta ha sido, por lo tanto, la cita más internacional de este certamen, que ya suma 48 ediciones y tres convocatorias desde que se transformó en un encuentro anual (antes se celebraba cada dos años), convirtiéndose en un competidor directo del CeBIT de Hannover.

Por lo que respecta a la representación española, uno de los que estuvo presente en IFA 2008 es el fabricante Blusens. La compañía, en plena expansión internacional, aprovechó este escaparate para mostrar por primera vez al mercado mundial su nuevo Home Entertainment Device (HED), un revolucionario dispositivo para el ocio doméstico.

“En el ambicioso proceso de internacionalización en el que Blusens se encuentra, una de las prioridades es estar en los foros adecuados e IFA es una de las ferias referentes a nivel mundial. Nuestra presencia persigue mostrar nuestras novedades tecnológicas, resultado de la labor de I+D de Blusens, y recalcar nuestra firme apuesta por la entrada en los mercados internacionales”, señaló Miguel Silva, vicepresidente ejecutivo de Blusens.


La policía confiscó 380 artículos

Al igual que en la pasada convocatoria, este año las estrellas de la feria fueron los televisores de alta definición, en especial los modelos con conexión WiFi a Internet y los primeros con pantalla LCD de 200 Hz, presentados por Sony y Samsung. Este último también aprovechó su espacio en IFA 2008 para dar a conocer su nuevo portátil ultraligero. Y es que en la feria no sólo hubo televisores, sino que también brillaron con luz propia los ya populares ‘netbooks’ de un sinfín de proveedores, teléfonos móviles de ultimísima generación y hasta una nevera que reproduce archivos MP3.

Y entre toda esta lluvia de novedades, también aparecieron nubarrones. De este modo, durante la segunda jornada del certamen, la policía alemana de aduanas llevó a cabo 69 registros entre los expositores de IFA.

A raíz de esta investigación, las autoridades incautaron más de 380 artículos que no cumplían con los requisitos exigidos por la legislación en torno a las patentes. En concreto, la policía confiscó 170 televisiones, 140 reproductores de MP3, 21 teléfonos móviles y 57 grabadoras de DVD.

Hasta el momento, ésta es la operación más grande que los investigadores de aduanas han llevado a cabo en una feria internacional. Pero en los últimos años se han producido registros similares en otros certámenes. Por ejemplo, en la última edición de CeBIT, celebrada el pasado marzo en Hannover (Alemania), 180 policías cerraron 51 ‘stands’ donde se exponían productos que no habían realizado los trámites para obtener la licencia de reproducción de archivos MP3 y MP4, reproducción de CD y DVD y sintonización de televisión a través del estándar DVB.

En esa ocasión, las autoridades incautaron 68 productos que incumplían con la legislación de patentes y entre los que se encontraban móviles, navegadores, marcos digitales y televisores de pantalla plana.