Oxatis desvela los secretos del comercio electrónico

Negocios

El proveedor francés desgrana los principales consejos para espolear las ventas a través de Internet.

Durante 2007, cuatro de cada diez pymes que utilizaron el ‘e-commerce’ como un canal de ventas adicional crecieron por encima del 10%, mientras que el total de pequeñas y medianas empresas sólo registró un incremento del 3% a través su actividad por la vía común, es decir, la tienda física. Eso es al menos lo que se desprende de un estudio realizado por Oxatis, una compañía francesa que desarrolla una aplicación que lleva su mismo nombre y que permite a las pymes y microempresas construir y gestionar su propia tienda ‘online’.

Así las cosas, los responsables de Oxatis afirman que hoy en día la presencia en Internet juega un papel muy importante para tener éxito en los negocios, aunque para obtener un verdadero rendimiento hay ciertas reglas que se deben tener en cuenta:

Conocer el mercado y su producto
Lo primero y más importante es analizar el mercado: conocer a la perfección el producto, los clientes y los proveedores requeridos.

Pensar en comercializar
Para tener éxito no basta con tener un buen producto y gestionar un correcto sitio ‘web’, sino que es fundamental promover la tienda tanto en Internet (con palabras claves y comparadores de precios) como ‘offline’ (en ferias, salones, a través de folletos, tarjetas, cupones, etc). La finalidad no es otra que atraer al público hacia la tienda ‘online’, obteniendo un aumento de visitas y, en consecuencia, mayores posibilidades de venta.

Cuidar la calidad del portal
Un ‘site’ bien organizado, con los productos descritos al detalle e ilustrados, resulta más competente y produce más resultados que una página con toda la información condensada y mal organizada.

Mantener el sitio ‘web’
Mantener un comercio ‘online’ significa renovar. Es fundamentar actualizar constantemente el ‘site’ para que los competidores no puedan adelantarse y quedarse con los clientes.

Facilitar la compra
Cuando hay un cliente dispuesto a comprar se le debe facilitar al máximo el proceso. La utilización de herramientas para simplificar los registros, reutilizar datos personales, proponer soluciones para los gastos de envío y distintas opciones de pago añadirán a la tienda valores de confianza y seguridad.

Probar y comprobar el funcionamiento del sitio
Para asegurar el correcto funcionamiento de la tienda ‘online’ se deben revisar absolutamente todos los enlaces, realizar pedidos de prueba y confirmar que las descripciones de los gastos de envío y las formas de pago son claras.

Mostrar las condiciones generales de venta y los datos de contacto
A pesar de que el porcentaje de compradores que lee las condiciones generales de venta es muy reducido, es un grave error esconderlas ya que, además de ser ilegal, crea desconfianza.

Cuidar la reputación
La reputación de un sitio se crea y se destruye rápidamente. Los clientes mal atendidos pueden, por medio de foros o ‘blogs’, destruir la imagen de una empresa. Para evitarlo hay que ser transparente y respetuoso en los términos anunciados. En cuanto a las críticas positivas de clientes satisfechos, es importante recuperarlas y publicarlas en el ‘site’.

Concentrarse en su clientela principal
Diversificarse y ser un especialista en el nicho de mercado es lo primordial. En Internet no hay un límite de clientes, así que la idea es intentar vender menos cosas a más gente, no lo contrario.

Cuidar a los clientes
La regla de oro es cuidar al cliente y para hacerlo hay que detectar sus necesidades.