Netgear FVS336G: La reventa de firewalls aún da mucho juego

Productos

Hoy en día, la mayoría de los firewalls van incluidos en appliances de seguridad que ya se han convertido en una ‘commodity’ para las pequeñas empresas. Netgear busca su hueco en este mercado con el modelo FVS336G.

La configuración de la seguridad de la red de una pyme puede ser algo divertido. Después de todo, aunque sus recursos son muy diferentes, los pequeños negocios necesitan el mismo nivel de protección que una gran empresa, lo cual es todo un reto para los VARs que quieren blindar las redes de esos clientes con un presupuesto ajustado.

En este contexto, Netgear se propone aportar a las pymes de toda una gama de soluciones de seguridad a un precio asequible. Y una buena prueba de ello es el ‘appliance’ ProSafe FVS336G SMB SSL VPN/Firewall.

A diferencia de la mayoría de los fabricantes de seguridad, Netgear distingue entre una pequeña empresa y una sucursal. Y es que, muchas de las soluciones de seguridad para las pequeñas empresas desdibujan esa línea porque los proveedores creen que existen pocas diferencias entre esos dos tipos de clientes.

Pero Netgear ha diseñado desde el principio su ‘appliance’ FVS336G como una solución para la pequeña empresa. De este modo, el fabricante no ha incluido en este producto características pensadas para sucursales, con el fin de lograr un dispositivo con un coste asequible y que además sea fácil de instalar y utilizar. En definitiva, los integradores encontrarán en este modelo una opción que resulta muy robusta para proteger la puerta de entrada de las redes de las pequeñas empresas.

El FVS336G no sólo se basa en un ‘firewall’ SPI (Inspección de Estado de Paquetes) para mantener fuera de la red cualquier ataque, sino que además ofrece soporte SSL VPN (que permite a los trabajadores en remoto conectarse a la red de forma segura), dos puertos Gigabit WAN (que pueden ser configurados para tolerancia a fallos), cuatro puertos Gigabit LAN, soporte para 25 conexiones IPSec y 10 túneles SSL concurrentes.

Por otro lado, el FVS336G se ubica en una caja metálica azul que cuenta con una fuente de alimentación interna (el bloque de alimentación no es necesario), un interruptor eléctrico y muchos indicadores de estado LED. En cuanto a sus dimensiones, mide 10 pulgadas de ancho, 7 pulgadas de profundidad y 1,5 pulgadas de alto. La instalación de la unidad es sencilla e incluso aquellos con experiencia limitada en redes no deberían tener problemas para ejecutar el asistente de configuración.

Una configuración básica tarda sólo unos minutos, pero el poder real de esta unidad procede de la VPN integrada, que puede ser configurada para utilizar conexiones IPSec o SSL.

La configuración de una VPN IPSec en la unidad puede ser un tedioso y laborioso proceso (más o menos igual que con cualquier producto VPN), pero Netgear ofrece una excelente documentación y una ayuda sensible al contexto que facilita toda esta tarea, en la medida de lo posible. Pero la conectividad SSL es una historia diferente porque ya se puede utilizar un asistente para configurar rápidamente el soporte SSL, definir las cuentas e incluso guiar a los usuarios remotos a través de una conexión.

Una característica realmente excelente que ofrece el FVS336G es una división modo túnel para conexiones SSL. Esta opción permite que un cliente remoto tenga pleno acceso a la red local detrás de la FVS336G, pero deja sin opciones de navegación por la Web al usuario final de la conexión local.

Por supuesto, los integradores encontrarán dentro de este ‘appliance’ toda una serie de funciones para definir el reenvío de puertos, DNS dinámico, cuentas de usuario, grupos de usuarios, etc.