Sin miedo a la crisis

Negocios

La apuesta por los servicios y la especialización marcan el camino que debe seguir el canal para competir con éxito en el actual panorama económico.

Las TIC sortean la desaceleración

A pesar de que las perspectivas económicas a nivel mundial no son muy halagüeñas, parece ser que esta desaceleración de momento no se verá replicada en el mercado TIC. Eso es al menos lo que se desprende de distintos informes que coinciden en afirmar que el sector se las apañará para esquivar una crisis que en nuestro país ya está tocando de lleno a compañías de la construcción, la automoción y algunas áreas de servicios.

Aunque los pronósticos tampoco son para echar las campanas al vuelo. En concreto, Asimelec, la Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicaciones, estima que durante el presente ejercicio el mercado TIC crecerá cerca del 4%, un incremento impulsado en parte por tecnologías en plena eclosión como la TDT, que podría generar inversiones en torno a los 12.000 millones de euros.

Josep Mongay, director de informática del mayorista Diode, tiene claro que las TIC no se verán muy perjudicadas por la crisis debido a que es un mercado en el que no sólo se venden productos deflacionarios (es decir, cada vez más baratos), sino que además engloba soluciones que ayudan a incrementar la competitividad de las empresas.

Por lo tanto, en un contexto de crisis, las organizaciones podrían incluso animarse más a invertir en tecnología para optimizar sus estrategias de negocio. Y por lo que respecta al entorno doméstico, también existen revulsivos que impulsarán su demanda.

Así, Sebastián Pascual, director de marketing de Tech Data, señala que aunque por el momento el sector no se ha visto afectado “de manera crítica”, el mercado de consumo sí se había resentido en cierto modo, una tendencia que quedará neutralizada gracias a factores externos como la celebración de las Olimpiadas y la EuroCopa. En este sentido, las pantallas de televisión y demás productos relacionados con el hogar digital seguirán tirando de la demanda doméstica durante los próximos meses.

Así las cosas, Antonio Gracia, director de marketing de GTI, incide en que la situación económica repercutirá principalmente en los tiempos de toma de decisiones de los consumidores. “El cliente necesita, hoy más que nunca, percibir la rentabilidad de su proyecto o el valor tecnológico que le aporta el producto o la solución que le ofrecemos. Ahora bien, en ningún momento se puede hablar de parón en la demanda, sino que lo correcto sería definirlo como una demanda tecnológica más prudente”, señala Gracia.


La receta para sobrevivir

A grandes rasgos, la receta que debe seguir el canal para sobrevivir con éxito, tanto en el área de consumo como en el apartado de valor, se resume con una sola palabra: especialización. Así lo entiende el director de marketing de Tech Data, que aboga por la elección de “nichos con gran potencial” para sortear la posible crisis.

De igual modo, Antonio Gracia, de GTI, remarca que el mayorista “especializado, capacitado, con conocimiento y experiencia” es el que mejor defiende sus opciones, el más hábil detectando oportunidades y, por lo tanto, el que tiene más herramientas para competir ante cualquier eventualidad del mercado.

Se trata de una opinión compartida por Juan José Alfaro, director de canal y marketing del mayorista de software Ireo, que señala que con la apuesta por áreas rentables de probado interés, como la seguridad informática, el impacto de la desaceleración será siempre menor que si se trata de abarcar todo el sector TI en su conjunto. “Por ello, el canal debe continuar profundizando en políticas de especialización y seguir combinando la oferta de productos con la incorporación de servicios de valor añadido”, resume Alfaro.

Aunque lo de ir más allá de la venta para no quedarse como un mero intermediario es algo que se viene repitiendo desde hace mucho tiempo, tal y como recuerda Pedro Galatas, CEO de Afina: “El principal factor para el éxito del canal, tanto en situaciones adversas como normales, reside en aportar valor mediante el ofrecimiento de soluciones personalizadas y un completo servicio postventa. Asimismo, la apuesta por la formación y el asesoramiento resultará clave para lograr mayor competitividad y permitirá obtener, a la postre, mayores márgenes de beneficio”.

En ese contexto, se puede decir que los ‘partners’ se encuentran en el buen camino, toda vez que CompuBase estima que un 39% de los distribuidores de nuestro país ya está añadiendo servicios a sus ofertas. No en vano, esta consultora especializada en el canal señala que los servicios constituyen el sector más dinámico de las TIC, con un crecimiento estimado del 6,5% para 2008.

Por lo que respecta al mercado del hardware, CompuBase cree que durante el presente año se incrementará un 5,3%, sobre todo por la demanda de soluciones de movilidad como portátiles y PDAs, mientras que el área del software hará lo propio en un 5,7% gracias al tirón de las aplicaciones verticales. Así las cosas, la consultora señala que en 2008 las TIC moverán en España unos 47.600 millones de euros, es decir, el 7% de los ingresos del sector en la Unión Europea.

Siguiendo el razonamiento de Antonio Gracia, de GTI, para abordar con éxito el mercado de consumo durante los próximos meses los distribuidores deberían apostar por segmentos como el de la seguridad (antivirus), almacenamiento (discos duros) y en general todo el negocio en torno a los accesorios y periféricos para el PC.

A estas tendencias, Sebastián Pascual, de Tech Data, añade los portátiles con comunicaciones 3G integradas y los productos para el hogar digital como reproductores multimedia.

En cuanto al entorno corporativo, Gracia destaca la tendencia alcista de las soluciones que giran en torno a la seguridad en todas sus vertientes. Así, el mercado DLP (prevención para la pérdida de datos, en sus siglas en inglés) es uno de los que más interés está despertando entre las organizaciones, ya que las amenazas para los sistemas de información no cesan y las empresas son conscientes de que existen muchos frentes abiertos a los que hay que responder con rapidez y dinamismo.

De igual modo, las compañías invertirán en soluciones de voz sobre IP y en virtualización, uno de los mercados con mejores expectativas de negocio gracias a la demanda no sólo de las grandes corporaciones, sino también de las pymes.


¿En el buen camino?

En ese contexto, se puede decir que los ‘partners’ se encuentran en el buen camino, toda vez que CompuBase estima que un 39% de los distribuidores de nuestro país ya está añadiendo servicios a sus ofertas. No en vano, esta consultora especializada en el canal señala que los servicios constituyen el sector más dinámico de las TIC, con un crecimiento estimado del 6,5% para 2008.

Por lo que respecta al mercado del hardware, CompuBase cree que durante el presente año se incremen
tará un 5,3%, sobre todo por la demanda de soluciones de movilidad como portátiles y PDAs, mientras que el área del software hará lo propio en un 5,7% gracias al tirón de las aplicaciones verticales. Así las cosas, la consultora señala que en 2008 las TIC moverán en España unos 47.600 millones de euros, es decir, el 7% de los ingresos del sector en la Unión Europea.

Siguiendo el razonamiento de Antonio Gracia, de GTI, para abordar con éxito el mercado de consumo durante los próximos meses los distribuidores deberían apostar por segmentos como el de la seguridad (antivirus), almacenamiento (discos duros) y en general todo el negocio en torno a los accesorios y periféricos para el PC.

A estas tendencias, Sebastián Pascual, de Tech Data, añade los portátiles con comunicaciones 3G integradas y los productos para el hogar digital como reproductores multimedia.

En cuanto al entorno corporativo, Gracia destaca la tendencia alcista de las soluciones que giran en torno a la seguridad en todas sus vertientes. Así, el mercado DLP (prevención para la pérdida de datos, en sus siglas en inglés) es uno de los que más interés está despertando entre las organizaciones, ya que las amenazas para los sistemas de información no cesan y las empresas son conscientes de que existen muchos frentes abiertos a los que hay que responder con rapidez y dinamismo.

De igual modo, las compañías invertirán en soluciones de voz sobre IP y en virtualización, uno de los mercados con mejores expectativas de negocio gracias a la demanda no sólo de las grandes corporaciones, sino también de las pymes.