Virtual Iron 4.2, virtualización para todos

Productos

¿Supone el lanzamiento de la edición 4.2 de Virtual Iron que el producto ha madurado lo suficiente para enfrentarse a VMware y su dominio del mercado de la virtualización?


Cada vez que se menta la palabra ‘virtualización’, a la mayoría de la gente le vienen a la cabeza los productos de VMware, pero la empresa con base en Palo Alto no es el único actor en esta película. Existen otras compañías de virtualización que están esperando su momento para obtener un trozo de la tarta. Es el caso de Virtual Iron (cuyos productos son distribuidos en nuestro país por Azlan/Tech Data), que gracias a su apuesta por los estándares abiertos y los productos open-source se han convertido en una alternativa viable a los productos de VMware.

Virtual Iron 4.2 es la última apuesta para hacerse con un pedacito del mercado de la virtualización. Las mejoras más importantes de esta versión se centran en la velocidad, la continuidad y la facilidad de uso. Los proveedores de servicios descubrirán que ahora el producto ofrece soporte para SuSE Linux Enterprise Server 10 (tanto para la versión de 32 bits como para la de 64) y Red Hat Enterprise Linux 5 (también para ambas arquitecturas). Todos aquellos que anden buscando una alternativa a Windows Server 200x acogerán esta noticia con alegría.

Otras de las mejoras incluidas en esta última versión son:

  • Multi-pathing para servidores virtuales Ethernet y redes de fibra para conseguir redundancia y continuidad.
  • LiveSnapshot – capturas del servidor virtual para backups instantáneos y gestión de parches. Esto supone una mayor eficiencia a la hora de realizar backups en servidores virtuales que estén funcionando y una considerable reducción del tiempo empleado en aplicar parches o completar testeos en las máquinas virtuales.
  • Capacidad para ampliar dinámicamente el tamaño de los discos virtuales en cualquier momento, permitiendo ampliar la capacidad de almacenamiento ‘on-demand’.

Virtual Iron 4.2 está disponible en tres configuraciones; una gratuita, que permite tener hasta 12 máquinas virtuales en una máquina física, y las ediciones Enterprise y Extended Enterprise, con un coste por puesto. Si comparamos la solución de virtualización de Virtual Iron con otras, la que ahora nos ocupa se basa en Xen, pero ofrece unos precios bastante más reducidos. Eso no significa que Virtual Iron 4.2 pueda hacer todo lo que hacen VMware, Cassatt, Egenera o Scalent Systems, pero Virtual Iron cubre lo básico de la virtualización bastante bien. Y no sólo eso, sino que la última edición de la solución de virtualización incluye algunas características únicas en el mercado, lo que conminará a los demás actores a intentar cubrir ese nuevo rango.

Los usuarios encontrarán la configuración del producto bastante sencilla. La guía de inicio rápido nos lleva a través de los elementos básicos de la instalación y consigue que no nos perdamos en ningún momento.
Evidentemente, existen una serie de requisitos de hardware necesarios y, como en cualquier solución de virtualización, a mejor hardware, mejor será el rendimiento. Para instalaciones en un solo servidor físico, serán necesarios, al menos, un procesador Intel o AMD compatible con VT, 2 Gbytes de memoria RAM y 36 Gbytes de espacio disponible de almacenamiento. Como es de suponer, la versión Enterprise del producto requiere las máquinas necesarias que cumplan esos requisitos.

Ambas ediciones tienen instalaciones diferentes, pero las dos están igual de bien documentadas para no perderse en el proceso. Una vez instalada, el núcleo de nuestras acciones tendrá lugar en el Virtual Iron Management Server. Su objetivo no sólo es ser el responsable de la gestión de la infraestructura virtual, sino que también corre el Virtualization Manager, que se usa para descubrir y desplegar servidores virtuales, y el Administration Manager, que gestiona licencias, backups y políticas. Ambas son aplicaciones basadas en un navegador web, por lo que su gestión puede realizarse remotamente.

Desde la consola de administración, se pueden arrancar asistentes para crear servidores virtuales o configurar los parámetros de la red. Todas estas acciones están bien documentadas. La consola de administración también nos permite monitorizar, reiniciar y configurar servidores virtuales activos en nuestra red. Después de probar el Virtualization Manager, la mayoría de los proveedores de servicios descubrirán que Virtual Iron 4.2 es muy sencillo de usar y administrar.

Podríamos escribir varios tomos de las opciones y características del producto, aunque quizá sería una mejor opción que los interesados se descargaran la versión de prueba para un solo servidor físico para comprobar por sí mismos si las capacidades de Virtual Iron 4.2 se adaptan a sus necesidades. Encontrarán un producto bastante estable y prácticamente con ningún bug reseñable.

Para el canal, Virtual Iron ofrece su programa Channel One, que ofrece soporte en formación y marketing. Uno de los puntos fuertes de este programa es su enfoque en construir soluciones comprensibles, que tratan de educar a los partners sobre cómo extender la tecnología de virtualización con el fin de hacer crecer los ingresos. Eso convierte a los revendedores en proveedores de servicios de valor añadido en lugar de ser meros vendedores de cajas.

Entre las posibilidades que ofrece Virtual Iron a sus socios de Canal está el asesoramiento para data centers, migraciones desde servidores físicos a virtuales, planificación de capacidad y utilización de servidores, desarrollo e implementación de los mismos y automatización de políticas de uso.
La combinación de tecnología y programas de canal interesantes son la marca de la casa para Virtual Iron. Con la versión 4.2, Virtual Iron se convierte en una opción más que válida para todos los socios de canal que busquen potenciar sus soluciones de virtualización. Mientras gigantes como VMware tienen todas las de ganar cuando hablamos de grandes corporaciones, la solución de Virtual Iron es una opción más que interesante para las pymes que quieren adentrarse en el mundo de la virtualización.

Los resellers autorizados en España para distribución de Virtual Iron son: DanySoft, Full Line of Software,

Gar y Asociados Consultores, Tecnologías de Vigilancia y Detección, SALA Assessor Informàtic e Ivrateq (éste último con la distincción de Premiere Reseller).