El mini PC de Fujitsu: ¿una PDA grande o un tablet pequeño?

Productos

Convivir con un ordenador de la serie Lifebook U conlleva asumir ciertas limitaciones informáticas, pero la comodidad y la portabilidad son tales que quizás valga la pena.

No te engañes: el minúsculo Lifebook U810 de Fujitsu, que llegará a España en 2009 de la mano de Fujitsu Siemens,  no va a reemplazar tu ordenador portátil en un futuro próximo, ni tampoco va a hacer que tires tu BlackBerry o Treo a la basura. Pero por unos 650 euros, puede que el U810 rellene un nicho formado por muchos internautas móviles y ejecutivos en movimiento.

Sorprendentemente, el mini PC tablet de Fujitsu está lleno de funcionalidades comparables a las de ordenadores portátiles más grandes. Los usuarios gozarán de 802.11a/b/g, Bluetooth, ancho de banda inalámbrico (AT&T), ‘webcam’, un disco duro de 40 GB y un lector de huellas digitales en un aparato que no pesa más de 681 gramos. Midiendo solamente 6,73 pulgadas de ancho, 5,24 pulgadas de profundidad y 1.04 pulgadas de alto, el U810 ofrece también una pantalla táctil de 5,6 pulgadas WSVGA (1024×600) que gira y convierte el diminuto aparato en un tablet PC pequeño. Para los que quieren usar el U810 como tal, hay un lapiz escondido en la tapa de la pantalla.

Pincha aquí para ver nuestras imágenes del Lifebook U810

El dispositivo funciona con Intel Ultra Mobile Platform 2007, una combinación de un procesador Intel A110, un ‘chipset’ Express 945GU y un ‘hub’ de control Intel ICH7U I/O. El vídeo funciona a base de un acelerador gráfico Intel 3-D integrado que se completa con 1 GB de DDR2 RAM.
El audio está basado en RealTek ALC262, conectado a un único altavoz interno y a un micrófono digital integrado. Resulta alucinante que el mini U810 integre varios puertos, entre ellos Audio-in, Audio-out, una ranura de tarjetas Type I/II CF, un lector de tarjetas SD y un conector para un adaptador de USB 2.0, 10/100 Ethernet y un VGA combo externo. Y para los que no siempre quieren usar el U810 corriendo de un lado a otro, existe la opción de adquirir una ‘docking’ que transforma el pequeño PC en un ordenador sobremesa (algo lento, eso sí).

En cuanto a su rendimiento, el U810 consiguió una nota global de 146,2 en el Performance Test 6.1 de PassMark. No es tan pobre, teniendo en cuenta las dimensiones reducidas y el precio del dispositivo. La bateria dura entre 3 y 5 horas, según para qué lo usemos. Parece que el uso sostenido del ancho de banda inalámbrico incorporado cansa más a la bateria, ya que corre poco más con ello que con el Wi-Fi integrado. La radio Bluetooth también chupa los vatios, impactando más la vida de la bateria. La regla básica parece ser cerrar todas las opciones que no vas a usar para poder sacar cinco horas de uso de la bateria, cuatro celdas de 5200mAh iones de litios.

Nuestra muestra llegó con Windows XP Tablet Edition preinstalado, aunque Fujitsu sí ofrece la opción de Windows Vista Basic. La mayoría de los usuarios querrán seguir con XP mientras siga estando disponible; para nosotros, nadie estaría satisfecho del rendimiento del U810 bajo Vista. Con XP, el U810 fue increíblemente rápido y demostró ser muy eficiente en cuanto a rendimiento.

Hablando de usabilidad, ¿para qué sirve realmente el U810? Pues para empezar, se puede navegar por Internet sustancialmente mejor que con la mayoría de las PDAs disponibles en el mercado. También, la posibilidad de ejecutar Microsoft Office hace que el dispositivo sea rápido y práctico para utilizar el e-mail o para hacer presentaciones en PowerPoint. Eso sí, puede que te hagas un esguince en los pulgares tecleando. ¿En los dedos gordos? Pues sí, porque aunque el teclado es un poco más grande que el de una PDA, los que tenemos las manos grandes tendremos que aprender a teclar con los pulgares. Abstenerse mecanógrafos.

Jugar con el ratón es otro tema. La unidad ofrece un puntero sensible al tacto, al que uno tiene que acostumbrarse y que puede resultar difícil de dominar. Es mejor que nada, pero el dispositivo sí tiene terreno para mejorar en este sentido y puede que los usuarios prefieran olvidarse del puntero y usar el lapiz digital para seleccionar iconos. Cambiar al modo de tablet requiere poco más que girar la pantalla; el U810 se encarga de todo lo demás cambiando la orientación de la pantalla y ofreciendo las funcionalidades de XP Tablet de forma automática. El lapiz digital funciona bien en modo tablet pero a veces tiende a ser demasiado sensible, en parte debido a la alta resolución que tiene la pantalla, que a fin de cuentas solamente mide 5,6 pulgadas.

Lo que nos lleva a otra cuestión: mientas una resolución WSVGA está bien para meter mucha información en la pantalla, para muchos usuarios los textos y los iconos serán demasiado pequeños. La unidad tiene una opción para ampliarlos, pero cuando lo tienes activado hay menos espacio disponible en la pantalla. Dado que este problema no tiene solución, Fujitsu ha hecho un buen trabajo a la hora de resolver el acertijo resolución/tamaño de pantalla.

Nos queda la última pregunta: Al fin y al cabo, ¿qué reemplaza este dispositivo en la cartera del ejecutivo? Pues probablemente nada. No tiene teléfono móvil integrado, así que no sustituirá a esa herramienta empresarial, y es demasiado pequeño para reemplazar realmente al portátil. Pero el dispositivo sí que es bueno a la hora de realizar tareas menores, como son trabajar con el e-mail, hacer presentaciones en PowerPoint o navegar por Internet. Es más, con su conectividad de banda ancha inalámbrica y la ‘webcam’ integrada, también sirve muy bien a los usuarios de Skype o demás tecnologías de VoIP (voz sobre IP) para tener un pequeño sistema de videoconferencia de bolsillo. Finalmente, ya que puede ejecutar una versión estándar de Windows (XP en nuestro caso), el sistema puede ser configurado para conectar a los VPNs de la compañía, clientes de ‘terminal server’ y casi cualquier otro producto de conectividad de Windows, lo que le convierte en una gran herramienta para un comercial móvil o un responsable de soporte técnico. No es perfecto y tiene muchos “peros”, aunque… no podemos negar que el dispositivo es muy muy molón.